Ser productivo y vivir sin estrés: Getting Things Done de David Allen (GTD #2)

Post n.44 – (592 palabras)

A A A

No recuerdo la primera vez que oí hablar de GTD®. Con total seguridad fue hace más de 10 años. Lo sé porque la primera referencia que hice en mi blog personal a este método de organización personal fue allá por 2008. Desde entonces y hasta la fecha he sido lector habitual (y aprendiz) de blogs que han cubierto GTD® en profundidad. Complementando la lectura (estudio) de sus artículos con la del libro Getting Things Done® (una y otra vez), he intentado aplicar los principios de productividad propuestos por David Allen con más o menos éxito, creo que como la mayoría en sus comienzos cuando ha intentado poner en práctica el método.

Getting Things Done® plantea una solución al eterno problema de encontrar la fórmula para organizarnos correctamente, un método que nos permita tener todas nuestras tareas bajo control y además nos deje disfrutar del resto de actividades sin llevar siempre encima el peso del trabajo.

Todos terminamos de trabajar en algún momento del día y somos conscientes de que muchas tareas y proyectos se quedan a medias, sencillamente porque para completarlos son necesarios varios días o meses de trabajo. Dividir el trabajo en partes es algo natural. El problema surge cuando tras una jornada de trabajo no conseguimos desconectar de las tareas porque nuestro cerebro sabe que hay cosas por terminar, que además no tenemos del todo controladas, o hay cosas que podemos olvidar porque no las hemos anotado. Obviamente, todos tenemos entre nuestros objetivos el de ser productivos en nuestro trabajo, pero también queremos vivir sin estrés, sin sentirnos constantemente perseguidos por las tareas pendientes de hacer. Ambas cosas son posibles con GTD®.

David Allen reconoce que no existe un método mágico y único que sirva para todos los problemas de organización, especialmente en un contexto profesional en constante cambio. De hecho, el simple hecho de definir el trabajo ya no trivial. La cantidad de información que maneja cualquier profesional es infinitamente mayor que la manejaban compañeros generaciones atrás. De hecho, probablemente el puesto de trabajo que desempeña ahora ese mismo profesional ni siquiera existía hace unos años. Los métodos de organización que aplicamos hoy, quizá ya no sirvan en un horizonte de tres o cuatro años. Se necesitan técnicas más robustas.

El libro Getting Things Done®, y por tanto el método, trata básicamente sobre cómo gestionar mejor el flujo de trabajo y la productividad personal a través de estrategias muy bien definidas. Es una forma de hacer basada en la experiencia de su autor asesorando y formando a otros profesionales durante dos décadas. Una de las ventajas del sistema propuesto por Allen es que no requiere un conocimiento de conceptos organizativos específicos o herramientas concretas. Es en el proceso, en su particular forma de organizar y revisar las tareas y proyectos, donde reside el verdadero potencial de Getting Things Done®. Pero también en nuestra capacidad de adquirir una serie de hábitos de organización. De ahí la importancia de seguir con disciplina cada uno de los pasos propuestos en GTD®.

Getting Things Done® | gettingthingsdone.com
El libro | Amazon | Casa del Libro | FNAC | El Corte Inglés
Fotografía | Office de rawpixel en Pixabay

¿Quieres colaborar?

Si te gusta lo que lees puedes convertirte en mecenas del proyecto a través de Patreon. Podrás acceder a contenidos exclusivos.

Become a Patron!