Organiza tus lecturas de blogs en 10 pasos (II)

Post n.37 – (1391 palabras)

A A A

En la primera parte del artículo «Organiza tus lecturas de blogs en 10 pasos (I)» comentaba cómo el formato blog ha evolucionado mucho en los últimos años, y cómo ahora apenas hacen falta unos pocos clics para iniciar la aventura de escribir un blog,. Comentaba que queremos (o debemos) estar informados sobre temas muy específicos que no encontramos en los medios de gran tirada y cómo la avalancha de información resulta a veces ingestionable. Hablaba sobre la dificultad de seleccionar simplemente aquello que nos gusta o interesa y que no siempre elegimos con criterio.

En un intento de seguir poniendo algo de orden al respecto, esta segunda parte del artículo presenta los siguientes 5 pasos para terminar de organizar tus lecturas de blogs. Y nos centramos en el proceso de revisión, el del lectura, el proceso de comentar, el de compartir y el desechar.

  1. Planificar
  2. Buscar
  3. Seleccionar
  4. Suscribirse
  5. Clasificar
  6. Revisar
  7. Leer
  8. Comentar
  9. Compartir
  10. Desechar

Continuamos.

Revisa titulares: marca para leer luego

En este particular sistema para organizar y procesar (leer) nuestra colección de blogs, el paso de «revisar» implica solo eso: hacer una revisión. La mayoría de sistemas de suscripción a blogs permiten mostrar una lista de titulares de las entradas de blogs pendientes de leer. Aprovechando esta función, en este paso de revisión, recomiendo marcar aquellos posts cuyos titulares nos han llamado la atención y queremos leer luego.

Durante el proceso de revisión de titulares, en más de una ocasión tendremos la tentación de curiosear el contenido del artículo. Sin embargo, leer los artículos según vamos revisando no es una buena idea, especialmente si nuestro tiempo semanal de revisión y lectura de blogs es limitado. Si el objetivo es hacer una buena selección de los artículos, un buen sistema es procesar primero todos los titulares pendientes de lectura, solo marcando aquellos que quizá leeremos.

Si el titular no es muy descriptivo, quizá convenga mirar por encima el contenido del artículo. Pero muy por encima. De este modo no caeremos en la trampa de acabar leyendo determinados artículos, restando tiempo para otros posts de mayor interés y que seguramente queden fuera de nuestro plan de lectura por una mera cuestión de tiempo (y por culpa de una mala selección).

Por tanto: revisa los titulares de todos los artículos pendientes de lectura y haz una selección de los que leerás posteriormente. Para esta fase de revisión, cualquier momento es bueno. No necesitamos ningún momento de especial concentración, ni de un tiempo o lugar determinado. Podemos aprovechar cualquier rincón del día para llevar a cabo esta tarea, incluso desde un dispositivo móvil. Hacemos scroll por la lista de titulares y marcamos.

Lee, pero solo lo mejor

Para una lectura productiva no vale cualquier momento ni lugar. El contexto siempre es importante y necesitaremos al menos un tiempo mínimo disponible y un ambiente de concentración. La primera regla que debemos tener en cuenta es que no es obligatorio leer todo lo que hemos marcado en la fase de revisión de titulares. Por tanto, durante este proceso de lectura, también podemos aplicar un segundo filtro.

En el proceso de revisión ya hemos desechado una buena parte de los artículos que con seguridad no serán parte de nuestra lectura. Por tanto, ahora el número de artículos en la lista será mucho menor y quizá, de un vistazo, podamos seleccionar y por tanto priorizar nuestras lecturas. Es decir, con la lista de lecturas delante: ¿qué posts parecen más importantes? ¿qué artículo nos apetece más leer? Cada uno tendrá sus propios criterios, profesionales o personales, pero la clave está en seleccionar las mejores lecturas, aquellas que, según nuestro tiempo disponible, deben estar en la lista final. El objetivo no es otro que lograr que no se cuele ninguna lectura irrelevante (y de esas hay muchas) en nuestro tiempo destinado a la lectura.

Comenta: cierra el círculo

Mucha gente lee blogs. Unos pocos los escriben. Pero menos son los lectores que comentan los artículos que visitan. Y en el fondo es una lástima, porque dejar un comentario en un post de un blog que sigues es una forma de cerrar el círculo. Y me explico. Si preguntas a un blogger por qué escribe semanalmente, te dará varios motivos. Pero posiblemente uno de ellos tenga que ver con el aprendizaje o el crecimiento personal o profesional en un ámbito determinado. Y escribir y recibir comentarios en un blog sobre lo que se ha escrito, para el blogger y el lector es una forma de mejorar, es una retroalimentación necesaria. Los comentarios en un blog son una herramienta muy potente: hacen reflexionar al autor, que aprende de los mismos, y los utiliza para futuras publicaciones.

Cuando leas un artículo que te interese especialmente, comenta. Y hazlo al instante, cuando todas las ideas que genera el post están todavía en tu cabeza. Aporta tu visión sobre el tema. El autor y el resto de lectores lo agradecerán.

Comparte: tus contactos también quieren leer

Como ya he desvelado en el punto anterior, leer no es el último paso. Dejar comentarios en los blogs que sigues es fundamental, pero también lo es compartir con el mundo tu actividad con los blogs que lees. Y la clave en este punto está en las redes sociales.

Si durante el proceso de lectura de un post consideras que el contenido puede ser de interés para tus contactos, comparte. Seguramente, el sistema de gestión de blogs que utilizas cuenta con varias opciones para compartir las publicaciones en las redes sociales más populares (Twitter, Facebook, LinkedIn, etc.). Compartir es lo que da vida a los blogs, lo que los hace visibles para el resto de usuarios de Internet.

Y comparte comentando. En la medida de lo posible, cuando compartas un artículo de un blog en alguna red social, añade un comentario, destaca lo que más te ha llamado la atención, incorpora tu punto de vista.

Desecha sin piedad

No tienes que leer todo lo que llega a tu bandeja de suscripción. Ni siquiera tienes la obligación de leer todo lo que habías marcado como lecturas candidatas. De ninguna manera. Es cierto que a muchos no nos gusta quedarnos con esa terrible sensación de dejar algo incompleto. Sin embargo, repito que no hay obligación alguna en procesar o leer todo. Los artículos llegan a nuestra bandeja porque nosotros mismos así lo decidimos en algún momento. Por tanto, es un trabajo que nos hemos impuesto nosotros mismos. Primer motivo para desechar aquellas lecturas para las que no tenemos tiempo.

Mantenerse informado sobre los temas que nos interesan es importante. Pero ni de lejos está toda la información en las fuentes que seleccionamos en su momento. ¿Qué hay de las fuentes que no leemos simplemente porque no están en nuestra colección de blogs favoritos? Segundo motivo para no obsesionarse demasiado con terminar de procesar nuestras lecturas. Recuerda que tus suscripciones son solo una selección muy particular de distintas fuentes de información. No se acaba el mundo por dejar cosas sin leer.

Por tanto, y siempre según tu tiempo disponible, revisa los titulares de los artículos de tu bandeja de entrada y empieza por el grupo más importante de blogs, por prioridad o por temática. Una vez revisados, selecciona bien los posts que finalmente leerás. ¿Y qué hacer si no tienes tiempo para revisar el resto del grupos de blogs, aquellos menos prioritarios? Mi consejo: deséchalos; márcalos como leídos cuando finalice la semana. Borrón y cuenta nueva. Es una buena forma de mantener a raya la avalancha de información a la que estamos sometidos.

Fotografía #1 | Portátil Café Mesa, de rawpixel en Pixabay
Fotografía #2 | Hombre Lectura Tablet, de kaboompics en Pixabay

¿Quieres colaborar?

Si te gusta lo que lees puedes convertirte en mecenas del proyecto a través de Patreon. Podrás acceder a contenidos exclusivos.

Become a Patron!

Deja un comentario.