El cortapega productivo: de los atajos de teclado a Clipy (y una broma hecha realidad)


Por Enrique Benimeli
Post n.128 | Tiempo de lectura: 4 minutos

Hace una semanas la RAE presentó las novedades del «Diccionario de la lengua española» en su actualización 23.5. Como ya es habitual, en el apartado de lengua y tecnología, se han incorporado términos nacidos del lenguaje de Internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías. En esta ocasión se han añadido las nuevas acepciones de la jerga informática para los verbos cortar y pegar. Y también la forma coloquial cortapega.

De momento no existe una entrada «copiapega»en el diccionario que, técnicamente, hace referencia a una acción similar en la que no se eliminan (no se cortan) los datos originales, sino que el objeto original (texto, archivo, etc.) permanece intacto porque simplemente se realiza una copia. Cortapega o «copiapega», qué más da. Lo que nos importa aquí es, ¿se puede se más productivo con este tipo de acciones?

El cortapega básico (y clásico): los atajos de teclado

El cortapega y el «copiapega» son acciones que utilizamos a diario en entornos digitales. Son acciones que hacemos a veces casi insconscientemente con nuestros ordenadores y teléfonos móviles. Copiar un texto aquí para ponerlo allá. Si pusiéramos un contador que sumara el número total de cortapegas que hacemos al día, seguramente nos sorprendería la cifra. Su inventor, el científico Larry Tesler, seguro que estuvo bien orgulloso de sus tres famosos comandos: copiar, cortar y pegar.

Ya sabemos que en el mundo de la productividad, una acción que repetimos muchas veces es susceptible de ser automatizada o minimizada en su duración. En el caso de los cortapegas, un simple atajo de teclado reduce el tiempo de una sola acción. Desde luego, para un simple cortapega el ahorro de tiempo es mínimo, apenas unos segundos, pero cientos de cortapegas a lo largo del día acumulan muchos minutos que no debemos desperdiciar.

Como sabéis, los atajos de teclado para copiar, corta y pegar son Ctrl + C, Ctrl + X y Ctrl + V respectivamente. En macOS, la tecla Ctrl se sustituye por la tecla command.

Un cortapega con buena memoria: Clipy

Clipy (con una ‘p’; con dos fue el molesto asistente de Office) ha marcado un punto de inflexión en mi trabajo diario con el ordenador. Es increíble como una herramienta tan sencilla ha podido añadir tanto valor a una acción tan simple pero tan utilizada como la de copiar y pegar. Desde hace algunas semanas no solo hago Ctrl + V para pegar un texto que he copiado; ahora muchas veces pulso en macOS las teclas command + Ctrl + V.

Básicamente, Clipy mantiene un histórico de todos los textos que se copian y cuando pulso command + Ctrl + V (esa es mi combinación de teclas) se muestra una pequeña ventana emergente en la que puedo seleccionar el texto que deseo pegar. Podemos seleccionar y copiar varios fragmentos de un texto uno detrás de otro y luego pegarlos cuando queramos y en el orden que deseemos. Y esto, creedme, es extremadamente práctico.

Con Clipy podemos personalizar muchas opciones como, por ejemplo, la memoria del histórico de fragmentos copiados. Yo la he establecido en 30 y alguna vez me ha venido muy bien acceder a un texto copiado hace tiempo en una sesión de trabajo.

El cortapega inesperado: The Key

Y para terminar, divertida historia sobre el cortapega. Lo que empezó como una broma en el April Fools’s Day (algo así como nuestro Día los Inocentes) se convirtió en una demanda de los usuarios que hizo realidad la empresa Drop.

Con el lema Good artists copy. Great artists steal. Greatest artists copy, then paste, el blog de Stack Overflow, una plataforma de preguntas y respuestas para programadores, anunciaba un nuevo producto, «The Key».

«Adiós a los calambres en los dedos, a las llagas en las muñecas y a los movimientos desaprovechados». Así presentaban un nuevo dispositivo construido desde cero para que «el copiapega del código de Stack Overflow sea rápido, sin dolor y divertido».

Stack Overflow es una de las webs más utilizadas por programadores de todo el mundo. Yo he encontrado allí la solución a más de un problema. De hecho, si uno busca en Google alguna duda sobre programación, esta web suele ser la primera que aparece en los resultados. La cuestión es que lo que empezó como una broma, finalmente se materializó. Los usuarios lo pidieron y la empresa Drop lo diseñó. En principio parece que venden unidades limitadas. Por cierto, las teclas son programables, para poder asignar cualquier otra acción que no sea copiar y pegar.

Deja un comentario.