Press "Enter" to skip to content

El noble arte de tirar, archivar y digitalizar

El inicio de curso siempre invita a poner en orden ciertos asuntos. Todo suele empezar con la compra de una agenda y con la ilusión, luego frustrada, de que «este año me voy a organizar mejor». Para los que somos profesores, septiembre es el nuevo inicio de año. Leía en Twitter el pasado 31 de agosto el hashtag #NocheViejaDocente.

Todos los años (cursos) sigo el mismo ritual de organización durante los primeros días. Se trata de una especie de checklist mental que intento cumplir para empezar con buen pie las clases. Alguna vez escribí sobre el tema, pero quizá sea momento de ponerlo por escrito en una serie de artículos a modo de miniconsejos para empezar el curso bien organizado. Adelanto que esta reflexión seguramente puede servir en cualquier entorno de trabajo.

El primer grupo de consejos tiene que ver con el noble arte de tirar y el buen hábito de archivar y digitalizar.

Elimina, archiva y digitaliza

Deshacernos de aquello que no necesitamos tiene un efecto liberador. Al principio puede costar un poco, pero luego no hay forma de parar. Tirar lo que sobra tiene también un punto adictivo. Reducir el número de cosas que tenemos solo reporta beneficios. Ganamos espacio, tenemos menos que limpiar, tardamos menos en encontrar lo que necesitamos, eliminamos distracciones y los espacios que antes acumulaban centenares de objetos lucen más bonitos.

Eliminando, archivando y digitalizando conseguimos no solo orden físico, sino también mental. Y este proceso deberíamos llevarlo a cabo (y mantenerlo) tanto en casa como en nuestro lugar de trabajo. Tampoco hay muchas más opciones: eliminar, archivar, digitalizar u ordenar.

  1. Elimina, tira, borra, reduce, recicla. Realiza cualquier acción que implique alguno de estos verbos. Antes de empezar a poner en práctica cualquier consejo de organización, conviene reducir física o digitalmente la cantidad de elementos que tenemos a nuestro alrededor. Lo que sobra, fuera. Recuerda que hay otras alternativas antes de tirar algo a la basura. De ello hablé hace tiempo en otro artículo, Dona. Recicla. Regala. Vende.
  2. Archiva. Quizá no puedes deshacerte de algunos documentos, pero sí puedes archivarlos para no tenerlos a la vista si no los necesitas habitualmente. Tener a mano documentos que realmente solo vas a consultar dos veces al mes solo añade distracciones. Sin embargo, si puedes evitar archivar en papel ciertos documentos y tienes la opción de poder digitalizarlos, mucho mejor.
  3. Digitaliza. Digitaliza el máximo número de documentos para eliminar papel. Mantén en formato físico solamente aquel documento que sea imprescindible tener impreso. Además, incorpora alguna rutina para digitalizarlo cuando ya no lo necesites. Un escáner con función de escanear varios documentos automáticamente es la mejor opción, pero una aplicación móvil también puede servir para este propósito. Go paperless!
  4. Ordena. Empieza despejando el escritorio. Es un primer paso que ayuda a arrancar con este proceso organización personal. Es prácticamente imposible empezar el curso con buen pie si tu escritorio (el mueble y el de tu ordenador) está lleno de archivos y carpetas. De hecho, es una clara señal que indica que ya es hora de empezar a poner un poco de orden en tu trabajo.

Termino con una lectura que recomiendo a quienes quieran enfrentarse a la difícil tarea de desprenderse de ciertos objetos: El arte de tirar. Cómo liberarse de las cosas sin sentimiento de culpa de Nagisa Tatsumi. Os dejo la sinopsis

Tras un periodo de riqueza y acumulación, experimentado durante el boom de los años 60 y 70, los japoneses han vivido una fase de convulsión y alejamiento del consumismo, acompañada por la necesidad física de liberarse de los objetos inútiles que se amontonaban en sus minúsculas viviendas. Tirar cosas, sin embargo, se convierte en una operación complicada porque topa con la antigua costumbre de la reutilización. Así, cada vez que tiramos algo surge una vocecilla en nuestro interior que nos dice: «¡Qué derroche!».

En su obra, Nagisa Tatsumi analiza los mecanismos psicológicos de nuestra aversión a abandonar los objetos, nos ayuda a superar los sentimientos de culpa e ilustra los principios fundamentales que nos ayudan a ceder.

Libro | El arte de tirar de Nagisa Tatsumi
Fotografía | Papelera

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *