Press "Enter" to skip to content

Mes: octubre 2018

Estás marcando mal tus prioridades: 7 señales para detectar tareas trampa

Cuando una nueva tarea llega a nuestro flujo de trabajo, mente fría. Y si la tarea en cuestión viene con la etiqueta «urgente» o «prioridad», mente fría y alerta. En ocasiones las emociones nos pueden jugar una mala pasada, y decidir erróneamente sobre cuestiones que afectan a nuestra organización personal puede tener consecuencias indeseables. Cuando alguien dice que algo es importante o prioritario, antes de recibir el encargo con todos los honores, preguntémonos: ¿quién es ese alguien? ¿qué es ese algo?

No nos precipitemos dejando entrar en nuestro sistema de organización una nueva tarea sin hacer una valoración personal de tal urgencia. ¿Para quién es prioritaria? Es decir, ¿quién se beneficia de que la tarea pase a un primer plano? ¿Se beneficia sólo quien lo pide? ¿un grupo de personas? ¿la organización? Y, ¿con qué criterio? Desde luego, si la orden llega «de arriba», no hay más que hablar. O poco que hablar. Si es algo que va en contra de los intereses generales quizá podamos compartir al menos alguna reflexión. Pero en general, convendrá analizar bien lo que con tanta prisa e insistencia nos están pidiendo.

Hay muchos factores que debemos analizar antes de etiquetar alegremente una tarea como prioritaria y tratarla con una urgencia que no merece.

¿Dónde has estado? Tus viajes por el mundo con Mark O’Travel

Todos los viajes son inolvidables. A todos nos gusta recordar los momentos con nuestros compañeros de aventura. Y para que nada quede en el olvido, inmortalizamos esos instantes con unas cuantas fotografías. Unos pocos (muy pocos) escriben todo lo vivido en un diario de viaje. Lo de publicar nuestras experiencias minuto a minuto en redes sociales ya es otra historia que merece un artículo aparte. Prometo hacerlo.

Si uno lo piensa bien, de cada viaje nos llevamos la experiencia y el recuerdo de ella. Hay quien necesita llenar con fotografías varias tarjetas de memoria, como una especie de copia de seguridad de la suya propia, no vaya a ser que olvide algo. ¿Y qué hay de los minutos perdidos haciendo (en exceso) fotografías de nuestros viajes? Si uno teme olvidar la experiencia de un viaje, basta con sentarse y rememorarla con más frecuencia.

Al final, de un viaje tendemos a conservar los mejores momentos, recordamos unas cuantas anécdotas, y guardamos con especial nostalgia dos o tres fotografías. Y la experiencia, que es lo que cuenta, no nos la quita nadie. Cierto es que en ocasiones hay que hacer un esfuerzo por ubicar el viaje temporalmente. ¿Cuándo fuimos a tal o cual viaje? Y si por suerte uno ha viajado mucho en su vida, este será un detalle no tan fácil de determinar.

Si eres viajero y te gustan las cosas sencillas, Mark O’Travel es tu aplicación. Se trata de una sencilla app para registrar nuestras visitas por el mundo, las que hemos hecho y las que haremos en algún momento de nuestra vida. De ella me gusta precisamente su simplicidad. Su única función es la mantener una lista de viajes y mostrar gráficamente en un mapa del mundo los lugares visitados y aquellos países que están todavía en nuestra lista de deseos. Os cuento algunas de las funciones de la aplicación.

No hay proyecto pequeño en GTD: sobre aviones, despegues y radares (GTD #6)

¿De qué sirve pensar en grandes e innovadoras estrategias de trabajo si ni siquiera somos capaces de controlar los procesos más básicos en nuestra organización personal? En muchas ocasiones nos sentimos por un momento «buenos profesionales» porque intentamos plantear nuestros objetivos en términos de misión, visión y valores. Luego nos damos cuenta de que no estábamos preparados para abordar los problemas de organización desde esa amplitud de enfoque. Antes de observar y gestionar el trabajo desde esa altura es fundamental conocer los detalles de lo que ocurre mucho más abajo, tocando tierra.

Con este artículo termino de comentar el primer capítulo del libro Getting Things Done de David Allen. El objetivo de esta serie de posts no es otro que hacer una lectura pausada del libro y una revisión en profundidad del método GTD que el autor describe en él.  Hay libros que no solo se leen, sino que también se estudian. Y Getting Things Done es un buen ejemplo.

Hasta el momento he hablado en este blog sobre la necesidad de aplicar algún método de organización en nuestra vida, de cómo se productivo y vivir sin estrés, de las cinco «W» (y una «H») de Getting Things Done, de las primeras palabras clave del método GTD y de cómo los proyectos nacen pero no se hacen. Con este, seis posts que cubren el primer capítulo que lleva como título «Una nueva práctica para una nueva realidad». Seis artículos que me han servido para comprender mejor las ideas presentadas por el autor. Y de paso, compartir mis reflexiones con vosotros, tanto si estáis en proceso de lectura (o re-lectura) del libro como si no.