Cold Turkey Writer: atrapado en un editor de texto

En alguna ocasión anoté en mi lista de tareas «instalar y probar editor Cold Turkey» con la intención de utilizar el programa cuando tuviera algo más de tiempo. Si me parecía interesante, publicaría alguna reseña sobre él. Y en ello estoy: abriendo la aplicación por primera vez y casi obligado a escribir ya la reseña de lo que estoy viendo. Tampoco tengo muchas más opciones. Estoy atrapado en el programa.

Cold Turkey Writer es un editor para escribir sin distracciones. Y de momento (es decir, ahora mismo mientras escribo esta líneas) está cumpliendo su función principal. He instalado el programa hace unos segundos para probar su funcionamiento y al empezar un nuevo proyecto, ha aparecido un mensaje ofreciendo tres opciones. Dos de ellas permiten bloquear cualquier función del sistema que no sea el propio editor Cold Turkey Writer. La tercera permite trabajar sin ningún tipo de limitación. El primer tipo de bloqueo se desactiva cuando hayamos escrito con el editor un mínimo número de palabras que nosotros mismos especificamos. Con el segundo tipo de bloqueo podemos establecer un tiempo mínimo durante el cual deberemos estar escribiendo (o dejando pasar el tiempo, claro). Transcurrido ese tiempo límite, el editor habilitará de nuevo todas las funciones del sistema. Sigue leyendo. El artículo no termina aquí…

Soy profesor y así me organizo (con TIC o sin TIC)

Hace unos meses publiqué las (que yo considero) 8 cualidades TIC de un profesor productivo. Acompañaba el artículo con una infografía en la que resumía las características del profesor conectado, sincronizado, informado, eficiente, organizado, digital, concentrado y virtual; todas ellas cualidades relacionadas con la productividad y las TIC.

En esta ocasión vuelvo para preguntar. Me consta que son muchos los docentes que mantienen su particular forma de organización personal desde siempre, sea en formato papel o en formato digital, no importa. Lo veo a diario. Algunos me consultan cómo me organizo yo, me preguntan qué aplicaciones utilizo, si es que utilizo alguna (aunque algo sospechan, claro está). Siempre intento aconsejar la opción más razonable en cada caso, utilizando un criterio basado únicamente en mi experiencia como profesor (de Informática) y en mi especial interés por la organización personal.

No todas las herramientas (ni métodos) están diseñados para todo el mundo ni se adaptan a todas las necesidades. Es cierto que muchas veces conviene hacer algún cambio (con o sin TIC), siempre que sea para introducir alguna mejora. Pero a veces, en cuestiones de organización personal, es mejor quedarse como uno está. «Si algo funciona, no lo toques», como se suele decir.

Lanzo esta consulta precisamente para reunir información sobre este tema, el de la organización personal de los docentes en su día a día. Te invito a completarla y a compartirla con tus compañeros de claustro.

¡Gracias por tu colaboración!

Haz clic en la imagen para acceder a la consulta

Consulta | «Soy profesor y así me organizo»
Fotografía «Agenda» | DarkWorkX en Pixabay

¿Quieres colaborar?

Si te gusta lo que lees puedes convertirte en mecenas del proyecto a través de Patreon. Podrás acceder a contenidos exclusivos.

Become a Patron!

Comunicación multilingüe y eficaz con Microsoft Translator

El español es una lengua viva. Ya lo sabíamos, pero lo confirma el informe que elabora cada año el Instituto Cervantes y que aporta algunas cifras interesantes sobre el español en el mundo. En 2019, casi 483 millones de personas tienen el español como lengua materna. Además, es la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes, tras el chino mandarín, y la tercera lengua en un cómputo global de hablantes, después del inglés y del chino. Y el español es, evidentemente, la lengua en la que escribo en este blog.

Es cierto que el inglés se ha impuesto desde hace muchos años como lengua de «intercambio» en muchas situaciones comunicativas, desde trabajar en un equipo internacional hasta pedir un menú en un restaurante cuando estamos de viaje en un país extranjero. Casi de forma inmediata y más o menos natural, el inglés será seguramente nuestro recurso para poder comunicarnos, por ejemplo, con un sueco o un japonés. Asumimos que será más probable que hablen inglés que español.

Hoy hablamos de lenguas en este artículo y de cómo podemos utilizar la informática, y concretamente la traducción automática, para comunicarnos eficazmente en situaciones, digamos complicadas, lingüísticamente hablando. Hoy os presento la app Microsoft Translator con todo su arsenal de funciones de traducción integradas. Sigue leyendo. El artículo no termina aquí…