Administra bien tu tiempo: 8 beneficios de la técnica Pomodoro

No hay blog de organización personal o productividad que se precie que no presente en algún momento la técnica Pomodoro. Sin ir más lejos, en este mismo blog he escrito un par de artículos que hacen referencia a la popular técnica de gestión del tiempo. Recientemente en «Tecnología a tu servicio: 19 trucos productivos para sacarle minutos al día», lo menciono en la lista de hacks productivos, ocupando un lugar en el consejo número 17. Y en uno de los primeros posts del blog, «Divide (tu tiempo) y vencerás», como era de esperar por el título, era casi obligado detenerse a comentar esta popular técnica. Y el concepto es bien simple.

La Técnica Pomodoro es una técnica muy utilizada por aquellos que intentar mejorar la gestión del tiempo que dedican a determinadas tareas. El método fue desarrollado por Francesco Cirillo a finales de los 80, y basta con realizar una rápida búsqueda en Internet para comprobar la popularidad de la técnica, que comparte lugar en las sugerencias de búsqueda con su significado principal, el de tomate, que es lo que significa pomodoro en italiano. Sorprende que a pesar de la sencillez del método existen certificaciones como la de Certified Pomodoro Technique® Practitioner o Licensed Pomodoro Technique® Trainer. Han sabido exprimir bien el tomate. Sigue leyendo. El artículo no termina aquí…

Tuitear sin distracciones

Las redes sociales han entrado en nuestras vidas y parece que lo han hecho para quedarse. Cualquier que esté más o menos inmerso en el mundo digital, seguro que ha participado en alguna ocasión en más de una red social del amplio catálogo que nos ofrece Internet; tanto redes sociales más «generalistas» como Facebook, Twitter o Google Plus, así como redes de temática más específica como Instagram, LinkedIn o Pinterest.

De todas ellas, Twitter se presenta como una plataforma de microblogging. Podemos publicar contenidos en 140 caracteres. Y quienes utilizamos este canal, insistimos: Twitter es mucho más que «decir lo qué estás haciendo». Cualquiera que haya profundizado en esta herramienta, convendrá conmigo que se trata de un lugar de encuentro de opiniones — una especie de patio virtual —, también una fantástica fuente de información y por supuesto nunca deja de ser una red de contactos. En Twitter podemos seguir las publicaciones de un amigo, de un conocido, de un famoso o de una marca. Y, por supuesto que podemos también compartir aquello que pensamos o hacemos en un momento del día. En general, los perfiles en esta red social son públicos y cualquier que visite el perfil de un usuario puede leer todo aquello que publica. Precaución en cualquier caso.

ochoenpunto en Twitter

Perfil de @ochoenpunto en Twitter

Muchas veces, entre tarea y tarea, doméstica o de trabajo, abrimos Twitter simplemente con la única intención de lanzar un tuit y volver a la actividad que habíamos interrumpido. Peligroso. En Twitter tan interesante es poder publicar como revisar lo que otros escriben y apenas un gesto, muchas veces inconsciente, nos puede hace caer en la tentación. Y el desastre productivo esa misma tarde queda garantizado. Sigue leyendo. El artículo no termina aquí…