De Twitter directamente a tu bandeja de entrada: las tweet-tareas

Twitter nació en 2009 como una red social en la podíamos compartir lo que estábamos haciendo o pensando. Sin embargo, esta función tan básica creo que ya está más que superada desde hace años. Sabemos que Twitter ha evolucionado y es mucho más que eso.

Tweets que generan tareas

En nuestras visitas constantes (a veces demasiadas) al timeline de Twitter, un buen porcentaje de los tweets que pasan ante nuestros ojos contienen algún tipo de recurso en forma de texto, imagen, vídeo o simplemente un enlace a una web que lo contiene. En más de una ocasión alguno nos llama la atención y lo compartimos al instante en esta misma red social o simplemente lo marcamos como favorito, quizá con la intención de revisarlo más tarde. Muchas veces lo compartiremos sin más con nuestros seguidores —con la función de retweet—, pero en casos muy concretos el tweet, por su contenido, terminará convirtiéndose en una tarea que deberemos realizar más adelante. Tweets que generan tareas y nos dan trabajo, por si no teníamos suficiente.

Una solución sencilla para registrar una tarea es abrir nuestra aplicación favorita de gestión de tareas y añadir un nuevo elemento a la lista; o utilizar un bolígrafo para anotarla en una libreta, si todavía no hemos dado el salto al mundo digital. Sin embargo, este proceso ya supone un esfuerzo extra de añadir el texto y posiblemente anotar alguna dirección de Internet publicada en el tweet.

En términos de organización personal, necesitamos poder añadir a nuestra bandeja de entrada esa tarea que tiene (de momento) aspecto de tweet. ¿Sería posible hacerlo automáticamente y sin duplicar procesos ni información? Si la respuesta a esta pregunta fuera «no», lógicamente no la habría planteado en un blog donde se habla de organización personal y tecnología. La informática e Internet están aquí para ayudarnos.

La primera solución puede venir integrada en nuestro dispositivo móvil o programa de ordenador. Si estamos utilizando un smartphone o una tablet, seguramente tendremos la opción de compartir o guardar el tweet para enviarlo directamente a nuestra aplicación de «listas de cosas que hacer». Con nuestro ordenador, tendremos seguramente alguna función similar. Estas opciones existen y son una solución muy válida para conservar los recursos importantes con los que hemos decidido hacer algo. Pero descartemos esta opción por ser “poco interesante”.

Tuitear una nueva tarea (o cómo matar dos pájaros de un tiro)

Si estamos dando un paseo por Twitter y algo nos llama la atención, muy probablemente lo compartiremos en algún momento con nuestros seguidores en la red social del pajarito. Entonces, ¿por qué no utilizar un hashtag en el tweet que compartimos para indicar que algo debemos hacer con ese recurso? Pero hay más: ¿y si al añadir un determinado hashtag a un tweet pudiéramos desencadenar una serie de acciones en Internet que terminaran por añadir la tweet-tarea directamente a la bandeja de entrada de nuestra aplicación de gestión de tareas? Además estaríamos consiguiendo dos acciones en una: compartir el recurso y enviarlo a nuestro inbox. Y esta precisamente la palabra que podemos utilizar como hashtag: #inbox (aunque podría ser cualquier otra).

A continuación podéis ver cómo utilizo el hashtag #ib (como abreviatura de #inbox por aquello de ahorrar tres caracteres) para marcar un tweet que considero que es una tarea, porque algo hay que hacer con él y su contenido: Sigue leyendo. El artículo no termina aquí…

El octaedro ZEIº: una solución minimalista para registrar y controlar tu tiempo

Hace unas semanas comentaba que «no puedes gestionar tu tiempo, pero al menos sí puedes vigilarlo». Proponía en el artículo controlar las horas para tomar las decisiones correctas y poder responder a preguntas como: ¿Cuánto tiempo he invertido en un proyecto? ¿He dedicado demasiado tiempo a un grupo de tareas? ¿Cuántas horas «extra» he hecho esta semana? ¿Por qué nunca tengo tiempo para mis proyectos personales?

También sugería alguna aplicación como Timely para registrar los minutos que dedicamos a cada grupo de tareas, a cada uno de nuestros proyectos. Existen muchas soluciones informáticas para este propósito, pero lo cierto es que ninguna de ellas facilita el «cambio de contexto» rápido entre proyectos. Por ejemplo, con Timely, si cambiamos de tipo de actividad no queda más remedio que abrir la aplicación, parar el cronómetro asociado a un proyecto e iniciar (o retomar) un bloque de tiempo. Apenas son unos segundos, pero puestos a pedir, uno no puede evitar preguntarse por qué nadie inventa algún gadget que permita sumar el tiempo dedicado a distintos proyectos, pudiendo cambiar fácilmente de uno a otro.

Bien, el dispositivo existe y se llama ZEIº. O mejor dicho, existirá, porque el equipo de Timeular está en ello.

El tiempo es lo más valioso que tenemos, y deberíamos gastarlo conscientemente.

Con esta frase comienza el vídeo de presentación del proyecto ZEIº de Timeular en Kickstarter. A unos días del plazo para aportaciones, la idea ha recaudado ya más de 200.000€ de más de 2000 patrocinadores. Y no está nada mal teniendo en cuenta que la meta que había fijado el equipo era de 75.000 €. Pero, ¿qué es ZEIº?

ZEIº es un dispositivo con forma de octaedro y se presenta como una solución fácil y precisa para el registro del tiempo que invertimos en distintos proyectos. Ocho lados de un poliedro para ocho tipos de actividades diferentes. En cada una de las caras podemos poner una etiqueta, colocar un post-it o escribir con un rotulador.

El aspecto es muy decorativo en un escritorio y el uso muy sencillo: cada vez que cambiamos de actividad, dejamos a la vista la cara correspondiente al proyecto al que pertenece la tarea que iniciamos. El dispositivo se encargará de ir registrando los tiempo invertidos en cada actividad.

Una de las ventajas es que además conseguimos evitar las habituales distracciones e imprecisiones cuando utilizamos el móvil, el ordenador o una simple libreta para anotar los minutos que hemos dedicado a una determinada tarea.

Si ya utilizas alguna aplicación para anotar el tiempo, debes saber que ZEIº se integra con soluciones informáticas ya existentes para el registro de la descripción y duración de las tareas. No obstante, ZEIº ofrece también su propia aplicación móvil, y en caso de que hayas olvidado cambiar de tarea, marcarla como finalizada o hacer algún ajuste, puedes hacerlo desde tu smartphone.

ZEI

De momento el equipo de Timeular (@timeular) formado por Manuel Bruschi (CEO) (@ttrauser), Christian, Thomas y Manuel, cuenta con la financiación inicial y parece que el proyecto promete. No le perderemos la pista a esta idea tan innovadora.

Kickstarter | ZEIº – the most simple time tracking solution

24 excusas para comprar un smartwatch: algunos motivos razonables y otras justificaciones baratas

Los principales fabricantes de tecnología nos intentan seducir cada año con nuevos productos. La oferta parece infinita y en ocasiones cuesta decidir. Sin embargo todos tenemos claro cuáles son los productos estrella que diseñan las empresas más punteras. Primero fue el ordenador, luego el smartphone y, desde no hace mucho tiempo, el reloj inteligente (smartwatch, en inglés y prácticamente ya en todos los idiomas) se ha ido introduciendo en la vida cotidiana de muchas personas. Sony, Samsung, LG, Huawei y Apple son probablemente las compañías que más han trabajado en este sentido.

«¿Me compro un smartwatch?» O, «¿necesito un smartwatch?» Las dos son preguntas recurrentes en los usuarios, tecnófilos o no, que se han planteado en alguna ocasión la compra de un reloj inteligente. Sobre todo la segunda cuestión, sobre la necesidad (si es que existe alguna) o no de adquirir un smartwatch.

¿Qué tipo de consumidor eres?

Smartwatch QuestionEl comprador compulsivo, el fan incondicional de la marca y el geek confeso comprarán el smartwatch sin más reflexión que un simple «lo quiero» y sin largas meditaciones sobre los beneficios (o incluso desventajas) de incorporar un gadget más a su colección. El consumidor prudente y sensato necesitará al menos justificar su compra argumentando alguna necesidad que su smartphone actualmente no consigue cubrir. Este artículo está escrito para el segundo perfil de comprador, más reflexivo e inseguro, y que se pregunta constantemente: «¿qué puedo hacer con un reloj inteligente que no puedo hacer con mi teléfono móvil?».

Podría hablar del smartwatch en general, pero compartir experiencias ajenas no tiene mucho sentido. Lo más honesto es que comente el caso particular de Apple Watch, que al fin y al cabo es el que he tenido pegado a mi muñeca en los últimos meses. Siempre será mejor comentar las funciones y aplicaciones que he podido probar a diario. Sin embargo, estoy seguro de que otros modelos de smartwatch disponen de la gran mayoría de funciones del reloj inteligente de Apple.

Los consumidores más reflexivos necesitamos contar siempre con alguna justificación razonable para renovar un equipo informático o adquirir un nuevo gadget. Pero no nos engañemos: en muchos casos no dejan de ser excusas bien elaboradas. Nuestras vidas pueden seguir sin la última versión de nuestra marca favorita de teléfono móvil; ni qué decir tiene, sin un smartwatch en la muñeca. De hecho, podemos hacer vida normal sin un móvil en el bolsillo… ¿O no…? Debates aparte, lo que está claro es que muchas necesidades son de invención propia.

Menos tiempo de uso del smartphone es un buen motivo

Haya sido la compra por motivos razonables o por una justificación barata, un nuevo dispositivo en nuestra muñeca con la etiqueta de «inteligente» debe ofrecer algo nuevo (y bueno). Y en este punto no nos engañan. Si tuviera que resumir (mucho) las ventajas del uso del Apple Watch, estas serían básicamente tres: comodidad en muchos contextos, funciones exclusivas desde el reloj y menos tiempo de uso del móvil.

Apple Watch WhatsAppHay muchas situaciones en las que resulta más cómodo y práctico consultar determinada información en el reloj con un simple giro de muñeca que hacer el gesto de sacar el móvil para obtener el mismo resultado. Por otro lado, hay funciones exclusivas del reloj, que nunca podremos hacer con el smartphone. Y estas pueden ser un punto decisivo en el momento de adquirir un smartwatch. Finalmente, la experiencia personal más inesperada ha sido un menor uso del smartphone (y que he podido comprobar con la aplicación Moment, que cuenta horas y minutos de uso activo del teléfono). En mi caso particular, el uso principal es la recepción y lectura de las notificaciones y no tanto la interacción con las aplicaciones mediante introducción de datos. Cuando llega una notificación, por ejemplo un mensaje de WhatsApp, procedo a su lectura y el gesto queda solo en eso. La misma consulta desde el smartphone trae consigo la tentación de abrir otras notificaciones, perderse entre aplicaciones y posiblemente olvidar el motivo principal de tener el móvil en nuestra mano en ese mismo instante.

Los enemigos de las interrupciones constantes siempre podemos gestionar las notificaciones o simplemente poner el reloj en modo «no molestar», en silencio o en modo avión, al igual que hacemos con nuestro smartphone en momentos de desconexión.

Las 23+1 excusas

Si estás pensando comprar un Apple Watch, aquí tienes algunas excusas para hacerlo. Muchos puntos serán motivos de peso, otros serán justificaciones baratas y algunos cuentan ventajas inesperadas que harán decidirte.

Con un Apple Watch puedes:

  1. Pasar las diapositivas de tu presentación de Keynote o PowerPoint.
  2. Encontrar tu smartphone cuando no hay forma de dar con él en casa o en el trabajo. Desde el reloj puedes lanzar una alarma sonora para localizar tu móvil allí donde lo dejaste la última vez.
  3. Programar fácilmente una cuenta atrás con tu voz. Muy práctico en la cocina.
  4. Consultar la previsión meteorológica en tiempo real.
  5. Consultar rápidamente tu lista de tareas para hoy. Echar un vistazo a los temas pendientes nunca fue tan fácil. Yo utilizo Things.
  6. Tener la lista de la compra siempre a mano. Aunque hay aplicaciones diseñadas para ello, una lista de elementos en OneNote hace exactamente la misma función.
  7. Recibir un aviso de tu próxima cita. Y es que todos los eventos del iPhone se pueden sincronizar con el reloj.
  8. Leer tus mensajes instantáneos de WhatsApp, Telegram y otras aplicaciones de mensajería. También puedes responder rápidamente con una serie de mensajes predeterminados o incluso por voz, que el reloj reconocerá y transcribirá.
  9. Apple Watch Llamada EntranteDecidir si aceptas una llamada de teléfono o no, simplemente viéndolo en tu muñeca. En más de una ocasión evitarás sacar el móvil de donde esté. También puedes aceptar la llamada en el reloj y hablar desde él.
  10. Monitorizar el sueño, con más o menos detalle, con diferentes aplicaciones de salud.
  11. Registrar el tiempo que inviertes en distintas tareas con un simple gesto. Una opción interesante es Timely.
  12. Registrar tu actividad física: contar los pasos que das al día, calcular la distancia total recorrida, saber el número de horas que estás de pie al día o las calorías que has quemado.
  13. Medir tu frecuencia cardiaca. Una de esas funciones exclusivas del reloj que no puedes tener en tu smartphone.
  14. Disponer de un mando a distancia para tu Apple TV o incluso directamente con algunas SmartTV.
  15. Estar informado en tiempo real con titulares de noticias. Muchos medios digitales que ofrecen aplicación para smartphone, también ofrecen una app para instalar en tu reloj.
  16. Saber dónde estás sin tener que sacar el teléfono del bolsillo.
  17. Reconocer esa canción que está sonando y que tanto te gusta. Shazam tiene su versión para Apple Watch también.
  18. Consultar tus bandejas de entrada de correo electrónico y mensajes en general.
  19. Tomar notas rápidamente con Evernote, OneNote, DayOne o tu aplicación favorita.
  20. Obtener recomendaciones de lugares que visitar, hoteles donde alojarse y restaurantes donde comer, con sus respectivas valoraciones. TripAdvisor no podía faltar en tu reloj.
  21. Traducir frases de un idioma a otro mediante voz con Microsoft Translator. Dices la frase, el reloj la escucha, la escriba y la traduce. Así de sencillo.
  22. Consultar la información de tus vuelos. Muchas compañías aéreas ofrecen ya aplicaciones para Apple Watch que permiten consultar los detalles del vuelo, hora y puerta de embarque, etc.
  23. Escuchar música en el iPhone o sincronizar una lista de reproducción para disfrutar de la música en el Apple Watch sin el iPhone.
  24. Consultar la hora. Increíble, ¿verdad?

No hay que olvidar que en el caso particular del Apple Watch, se trata de un dispositivo dependiente del iPhone. El reloj se comunica con él continuamente para ofrecer casi toda su funcionalidad.

Fotografía | «Apple Watch» de Jon Chan en Flickr